Seguidores

jueves, 14 de abril de 2011

Es asombrosa la capacidad que tenemos de hacernos creer a nosotros mismos que algo ha sido olvidado. Dejar de sentir, de hacer como si no existiese, como si nunca hubiese habido nada. La capacidad de convencernos a nosotros mismos de que de que ya no pensamos en ello, de que si estuvo lo hizo en un pasado, que el presente se construye con los recuerdos, pero nunca se vive de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario